Ponemos las semillas de sésamo en una sartén y las espolvoreamos con el azúcar y el agua. Calentamos a fuego medio, removiendo a menudo para que no se quemen, hasta que el azúcar se haya disuelto y se haya convertido en caramelo. Extendemos el sésamo sobre una lámina de papel sulfurizado y dejamos enfriar. No pasa nasa si que pega, pues una vez frío le pasamos un rodillo por encima para separar las semillas.

En un cuenco hondo chafamos el queso de cabra y lo mezclamos con el queso crema de forma manual (no uses batidora eléctrica o la mezcla se volverá demasiado blanda). Removemos bien para que no queden grumos. Añadimos la miel y mezclamos de nuevo hasta homogeneizar. Guardamos en la nevera durante una hora para que la pasta tome consistencia.

Tomamos pequeñas porciones de la masa y pasamos por el sésamo caramelizado. Boleamos para ayudar a recubrir bien con las semillas al tiempo que corregimos la forma para que nos queden perfectas. Guardamos en frío hasta el momento de consumir.

Con qué acompañar los bombones de queso de cabra y sésamo caramelizado

Los bombones de queso de cabra y sésamo caramelizado se puede comer tal cual o untados sobre unas rebanadas de pan tostado con pimientos asados (rojos o verdes) u otras verduras. También pueden servirse sobre una ensalada de hojas verdes. Acompañados de un vino blanco bien fresquito son una auténtica delicia.

En Directo al Paladar | Queso feta con verduras en papillote. Receta fácil, rápida y sabrosa
En Directo al Paladar | Polos de queso de cabra y cerezas. Receta

Directo a Directo al Paladar fuente original

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here