El anticlímax de las tapas eróticas

0
221

Primero lee esta lista:

  • La tengo morcillona
  • Chichi a la sidra
  • La puntita nada más
  • Mucho requesón
  • Los pechos de la Loles
  • Hasta los huevos
  • La minga dominga
  • Cómetela
  • Tetica de novicia
  • La flauta de Bartolo
  • Agárrala que es tuya
  • Los huevos de Manolo
  • ¿Hacemos el Guardia Civil?
  • Condón de rabo
  • Sabroso pezón

¿La cartelera anual de un cine porno de los setenta? ¿La filmografía de Ozores en IMDB? No, son nombres de platos participantes en diferentes rutas de tapas eróticas en España. Celebradas en esta década. En pleno siglo XXI.

Ahora mira esto.

Y esto.

Y esto.

Es sólo un pequeño aperitivo visual de dichos certámenes, organizados en ciudades y pueblos de todo pelaje. Y ahora pregúntate con nosotros: ¿por qué? ¿Qué empuja a los aborígenes hispanos a fusionar comida y sexo en creaciones tan primorosas? ¿Quién puede hallar satisfacción comiéndose una berenvagina o una salchicha tallada como un pene que eyacula mayonesa? ¿Cómo llegó a España este virus y por qué se extendió?

Todo empezó en 2008, cuando arrancó en Fuengirola (Málaga) el concurso de tapas eróticas con mayor arraigo en nuestro país. “Queríamos organizar actividades fuera de la temporada de verano, y en una tormenta de ideas con los chicos de la oficina salió la idea de hacer una ruta así”, recuerda Elisa Escolar, de la Oficina de Turismo de la localidad. “Ocho años después seguimos organizándolo cada mes de noviembre durante dos semanas, y en la última edición han participado 101 restaurantes.”

Escolar afirma que la ruta ha funcionado como reclamo turístico: incluso hay pervertidos personas que van a Fuengirola en verano y vuelven en otoño sólo por la ruta. Parecido éxito ha obtenido otra de largo arraigo, la de Zaragoza, impulsada hace seis años por la bodega de Somontano Vinos Divertidos para fomentar el consumo “relajado” de dicha bebida. “Lo monté durante los días alrededor de San Valentín, porque pensé que daría juego”, explica Pepe Marco, su propietario. “Lo coordiné con algunos bares y funcionó realmente bien”. Desde entonces, Marco ha exportado la fórmula a Santiago de Compostela, Córdoba, Valencia, Cáceres y Cádiz. Y a Avilés, donde el concepto fue un paso más allá en el camino de la sutileza transformándose en “Porno Taping”. “Al final es una excusa para hacer algo distinto, y creo que no herimos a nadie”.

El tipo de público consumidor de estos eventos es de lo más variopinto, y suele estar estimulado no sólo por la carga erótica de pollos abiertos de piernas y mejillones enseñando el clítoris, sino por premios para quienes rellenen una cartilla que demuestre que han probado todas las tapas de las rutas. El humor picaruelo, tan grueso como el de una película de Pajares y Esteso, pero todavía efectivo en la era de las sombras de Grey, también ayuda.

“Hace seis años que participamos en la ruta de tapas eróticas”, afirma José María Pardos, de La Típica Freiduría (Zaragoza). “Este año hemos hecho dos: La orgía de Goya, que es un canelón con paté, un chipirón que hace de preservativo y dos pimientos del padrón, y La pelirroja guarrilla, que es un anca de rana con ganas de fiesta. Hemos servido unas 600, y lo más divertido ha sido ver la cara de mis clientas pelirrojas cuando oían el nombre de la tapa. Por suerte, todo el mundo se lo toma con mucho humor”.

A mí lo de llamar “guarrilla” a una rana que disfruta del sexo me suena a micromachismo anfibio, y no me hace mucha gracia. Pero en fin, mientras imagino qué pasaría si este local sirviera el cátering de la próxima convención de Femen, paso a deleitaros con algunos de los ejemplos más notables de ars erotica gastronómica popular, aliñados con los comentarios de un gabinete de crisis de colaboradores de El Comidista formado ex profeso para la ocasión. Aviso que las fotos son duras: si sufrís falta de lubricación o disfunción eréctil en las próximas semanas, o si os negáis a comer en los próximos meses, no vengáis a pedir cuentas.

GRANDES CUMBRES DE LA TAPA ERÓTICA

‘Garganta profunda’

Jordi Luque: A pesar de la aparente brutalidad del pan churrascado y cancerígeno o de la cosa cremosa que exuda la chistorra, esta tapa me parece de una sutileza magistral. ¿A que se os había escapado que va con patatas paja?

Mònica Escudero: ¿Alguna vez un perrete ha intentado montaros la pierna? ¿Se os ocurre una imagen gastronómicamente menos seductora que el momento en el que algo de un color que no es normal sale de donde no había nada? Pues se vé que no todo el mundo tiene la misma percepción.

Marta Miranda: A mí me recuerda a unos cañones que hay en el monte Urgull en Donostia. En realidad creo que es obra de un donostiarra que quiso hacerles un homenaje, pero como le salió un truño dijo que era una cosa erótica.

Mar Calpena: Intento imaginar los diálogos del brainstorming en que se parió esta idea. “¡Vamos a poner una salchicha!” “¡Y que se esté metiendo en una patata!” “¡Y se la pondrán en la boca!”. A su lado, un guión de Esteso es Dreyer.

‘Instinto básico’

Marta: Es que se llama “Instinto básico”. BÁSICO, ¿qué queréis?

Jordi: No apta para menores, pero sí para lerdos. La flecha ayuda mucho a seres tan primitivos como los creadores del engendro.

Mar: Modelo básico “las abejas y el polen de las flores” en versión mamíferos. Como tapa es anticonceptiva, pero oye, igual en una clase de Descubrimiento del Medio ni tan mal.

Mònica: Me imagino el momento en el que le cuentas al panadero que quieres un pan “así con forma de pene” y me da la vida, la verdad. Me hubiera gustado ver esa conversación por un agujerito. Un glory hole. Matadme por esta broma.

‘Los gozos y las sombras’

Mar: Hubiérase dicho que más bien era Duelos y quebrantos.

Mònica: Me temo que la persona que ha hecho esta tapa no ha leído a Torrente Ballester, sino que ha visto una versión de Los gozos y las sombras de rincón oscuro de videoclub VHS de los 80. Compartía estantería con Eduardo Manospenes, posiblemente.

Marta: Supongo que los pelos de pasta son las sombras.

Jordi: Yo supongo que es la representación gastronómica de esa expresión tan tierna que se dice cuando te pilla el calentón: “Te voy a comer lo negro”.

Nombre desconocido

Jordi: Eso no va a entrar.

Mònica: Pezqueñines no, gracias.

Marta: Y dale con los mejillones,

Xavi Sorinas: Así, sin preliminares ni ná.

Mar: De este tamaño no se ven cada día. Y lo digo como cosa buena.

‘Acércate al glory hole’

Mònica: ¿Al otro lado está Montgomery Burns?

Jordi: Lo veo un poco flácido para tratarse de un glory hole.

Xavi: Pero es venoso, apunta maneras, impaciente.

Marta: El pene que faltaba en el Museo de Cera. La puesta en escena con envase desechable de aluminio es lo más.

Mar: Si vas a utilizar el concepto glory hole, lo mínimo sería aplicarlo a un tirador de cerveza. O no, mira, mejor no aplicarlo en absoluto.

‘Connie Lingus’

Mònica: De momento es la primera que me comería: por los ingredientes que puedo percibir parece tener un cierto sentido.

Mar: Bola extra porque la psicodélica imagen parece un meme en sí misma. Eso sí, sigo sin notar ni la más mínima perturbación en la Fuerza.

Jordi: Muy meritorio combinar una presentación tan repugnante con un nombre tan genial. ¿Quién será Connie?

Marta: Connie Sellecca. Es un homenaje erótico que le han hecho.

‘Pásame la esponja’

Mar: Guayominí dí puant. Al menos se la ve feliz, aunque sea una mujer con cuatro piernas.

Marta: Mi favorita. Me encanta la sonrisa de… ¿pimiento rojo de bote?

Nombre desconocido

Mònica: Solo veo el churrete de Módena.

Marta: Mira, no. Erotismo y cordón de vinagre de Módena, no.

Mar: Es un test de Rorschach. Que ha salido negativo.

Jordi: Yo creo que es una oda al sexo alienígena, porque veo un pene con cuatro testículos verdes.

Xavi: Hay dos penes, es una lucha de espadas.

‘La cama picante’

Jordi: ¿Esto qué es? ¿Erotismo teletubbie?

Mònica: Es como cuando me enteré de que el padre de Alf o un actor de Aquellos maravillosos años se dedicaron al porno, pero con Patricio de Bob Esponja. Después de unos años reguleros tomando metanfetamina.

Marta: Los Reyes son los padres. Es que no sé qué decir, estoy destrozada.

Mar: En serio, me dan ganas de hacerme la castración química.

‘Me lo vas a comer’

Marta: NO. No te lo voy a comer.

Jordi: Ese señor tiene una hernia testicular.

‘Jamón, jamón’

Mònica: Yo la titularía Los inicios de Arcimboldo (borracho a los 4 años).

Mar: Debe ser erótico porque recuerda a los emparedados de las fiestas del insti y por extensión, a los arrumacos de la época. Es decir, profundamente insatisfactorios.

Jordi: Supongo que el homenaje a la película de Bigas Luna viene por lo desproporcionado del taparrabos. ¿No?

Marta: Para mí que es un homenaje de Bimbo a la bragafaja de Bridget Jones.

‘Sábana caliente’

Xavi: Es una tapa dinámica, y eso hay que valorarlo. Pero me perturba la tercera en discordia: ¿es Petra de Javier Mariscal o está cohibida?

Marta: Parece una señal de tráfico. O esos jeroglíficos modernos que ponen ahora en los baños públicos que al final acabas entre dos coches con tanto lío.

Mar: Con perdón, pero una orgia en 2D no es una orgía, es un semáforo.

Mònica: Salsa de tomate, pan de molde, una lámina de lasaña de espinacas y ¿unas lonchitas de morcilla? Que alguien le hable de la cuarta gama al dueño de este negocio, por Dior.

‘Love suite shhhhh’

Jordi: No entiendo nada.

Mar: Yo tampoco la entiendo. Estoy por pasar lejía y el mocho y ordenar los potingues. ¿Es la casa de Barbie?

Marta: Es DiverXO.

Xavi: No, es la habitación de Arturo Fernández, chatina.

Mònica: La croqueta no tiene mala pinta. No entiendo por qué la sirven sobre unos Yatekomo crudos, pero he asumido que las señoras de mi edad no tenemos que entender ciertas cosas modernas.

‘Lucía y el sexo’

Mònica: Es bastante erótica, porque da ganas de ponerte a follar para no tener que comértela. O a fregar platos. O a darte un tiro en la rodilla.

Marta: Yo lo titularía Desproporción o Elefantiasis.

Xavi: ¿Las colas de gamba representan piercings? Y los huevines: vale que uno cuelgue más que el otro, ¿pero tanto?

Mar: Sin palabras. Eso sí, se entiende tan bien como cierto cine indie de los noventa.

Jordi: Me parece uno de los emplatados más disuasorios de la historia de la humanidad.

‘Empieza por la punta’

Marta: Si hay que empezar por la punta, por lo menos esconde el palillo, figura.

Jordi: ¿Qué se puede decir? ¿Que les operaron de fimosis?

Mònica: Esto te quita las ganas de comer, de follar y de vivir. Es un camino sin frenos y cuesta abajo hacia la desazón vital. Y después de ver los peletes esos no podré mirar mi germinadora con los mismos ojos.

Xavi: Confirmado: el penelapicismo es tendencia en España.

Mar: Me quiero ir a mi casa a llorar en posición fetal.

Nombre desconocido

Jordi: Por lo menos usan preservativo.

Marta: Un condón con dobladillo. Pronto en sus sex shops.

Mar: Que no, que es una langosta abrigada. Ups, no.

Mònica: Esto es más triste que los caballitos pony. Mirad la ensalada. Y la pasta filo cruda (espero que sea pasta filo cruda, es a la vez el mejor y el peor de los escenarios).

‘Poll-ON’

Mònica: Poll-OFF.

Mar: A mí me asombran las mil presentaciones de la croqueta equilibrista. ¿Cuál es el mensaje? ¿Que son de polla inquieta? Estoy intentando hacer un chiste con “olla” y “polla” pero no me sale.

Jordi: Ha estado a punto de parecerme entrañable. Pero el churretón lo arruina todo.

Xavi: Mis 50 mejores amigos gaylors han mojado slip con ese plato-camponabos.

Marta: Vosotros veis una cosa erecta, pero yo veo a mi difunta canaria Pili cantando alegre posada sobre su palito. Si es que la puedo oír desde aquí.

Directo a la fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here