Emma Thompson lo resumió hace unos días en una entrevista para la Bbc en donde fue cuestionada por el caso Weinstein: “Hay muchos Harvey Weinstein en Hollywood”. La actriz fue concreta y tajante al referirse al productor: “No creo que se le pueda describir como un adicto al sexo, es un depredador”. Además, afirmó que el productor es solo la punta del iceberg y cuánta razón tenía, porque las mujeres se han cansado y siguiendo el ejemplo de los grandes personajes del cine, han decidido dar a conocer sus propios casos de acosos sexuales.

Entre tantos, nos hemos topado con dos muy interesantes. Por su puesto, vienen de nombres famosos en donde la actriz Patricia Arquette y la cantante Björk acusan a los directores Oliver Stone y Lars von Trier respectivamente de acoso sexual.

La ganadora del Óscar por Boyhood utilizó el Twitter para dar a conocer su caso. Arquette cuenta que en 1994, Stone le ofreció un papel de contenido muy sexual, luego de la reunión le ofreció flores y la invitó a acompañarle al estreno de su filme Asesinos Natos. La actriz decidió ir al estreno, pero no lo hizo sola, puesto que llevó a su novio, cuestión que no le agradó al director. Ambos tuvieron un encuentro desagradable cuando ella salía del aseo. “¿Por qué le has traído?”, cuestionó él. A lo que ella respondió: “¿Es eso un problema? No debería ser un problema. Piénsalo, Oliver”.

Luego de esto, el director no la volvió a contactar y las cosas quedaron hasta allí. Pero hay un casó que llamó la atención de la prensa internacional y fue con la actriz Salma Hayek. Ocurrió durante el estreno de Savages en Londres, en donde el director estuvo a punto de manosear los pechos de la actriz. “No me toques, Oli”, fue lo que dijo la actriz con cara de asco, mientras que el director la miraba con cara pícara.

Por su parte, la cantante Björk decidió incursionar por primera vez en el cine y de la mano del polémico Lars von Trier. Según expresó la cantante, ella llegó al set desde un país en donde los hombres y mujeres son igualitarios y jamás pensó que iba a ser tratada de aquella manera. Ocurrió durante el rodaje de Bailar en la oscuridad, un tiempo en que la cantante asegura que entendió que las actrices debían “humillarse y rebajarse sexualmente” para cumplir con las exigencias del guión y del director.

“Me di cuenta de que es una cosa universal que un director puede tocar y acosar a sus actrices a voluntad y la institución del cine lo permite”, expresó la Björk a través de su Facebook. Por su parte, el director rechazó las acusaciones. Hasta ahora, Hollywood siguen ensombrecido por su poca ética y predilección al proteger a los acosadores como Bill Cosby, Mel Gidson, Woody Allen o Román Polosky, que son excelentes en sus ámbitos dentro del séptimo arte, pero sobre sus cabezas pesan acusaciones por acoso sexual, violaciones o crimines peores. La Academia jamás ha tomado partido ni ha pedido que se esclarezcan las situaciones, con Weinstein, es la primera vez que han decido expulsar a un miembro, gracias en parte, a los grandes nombres involucrados.

 

 

Directo a Mundiario fuente original

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here