¿Intentas perder peso? Este puede ser el mejor momento

0
54

Nunca encontramos el día o la etapa ideal cuando trabajamos para mejorar la salud o ponernos en forma, pero factores externos como por ejemplo la estación del año o el clima pueden condicionar nuestro proceso. Tal es así que si intentas perder peso, este puede ser el mejor momento.

Más frío, más pérdida de peso

Aunque podríamos pensar que las temperaturas más cálidas y la mayor cantidad de horas de luz solar benefician nuestros hábitos y nos empujan a perder peso, puede suceder lo contrario.

Quienes voluntariamente intentan perder peso logran más resultados en invierno según señala un reciente estudio publicado en Scientific Reports que encontró mayor adelgazamiento ante mayor velocidad del viento y más precipitaciones así como a menores temperaturas.

Esto siempre de la mano de quienes intentaban adelgazar voluntariamente, es decir, adelgazaban más ante el frío pero no de forma mágica, sino que llevaban a cabo estrategias de autocontrol de la dieta y del peso así como otras para perder peso.

Sin embargo, estar expuesto al frío puede ser beneficioso para nuestro metabolismo, ya que las menores temperaturas incentivan la producción de tejido adiposo pardo o grasa marrón que promueve la oxidación de grasas. De allí que una menor temperatura ambiental puede contribuir a quemar grasas, perder peso o al menos mantenerlo.

De igual forma, la exposición a una baja temperatura ambiental puede incentivar el gasto energético de nuestro cuerpo y ello, ser de ayuda al momento de prevenir el aumento de peso o de acentuar los resultados cuando intentamos adelgazar.

Por ello, no debemos calefaccionar en exceso los ambientes ni abrigarnos demasiado sino aprovechar esta temporada de invierno para perder peso cuidando dieta y otros hábitos de vida, pues éste puede ser el momento ideal para obtener resultados.

Bibliografía consultada | Scientific Reports 7, Article number: 40708, 2017, doi:10.1038/srep40708; Garvan Institute of Medical Research, 2014; y Trends in Endocrinology & Metabolism, Volume 25, Issue 4, p165–167, April 2014.

Imagen | iStock

Directo a la fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here